dissabte, 19 de maig de 2018

Las falsedades de Madrenas




Desde el Partido Popular hemos vivido con estupefacción y preocupación las declaraciones que ha hecho este viernes por la tarde la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas. Una vez más vuelve a mentir y a tergiversar la realidad, atacando injustificadamente al delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y escondiendo la verdad.


Si la reunión que estaba prevista para el próximo jueves 24 de mayo entre el delegado del Gobierno y la alcaldesa de Girona no se celebra solo tiene una culpable: Marta Madrenas. Porque ha sido ella la que pretendía convertir esta reunión de trabajo en una bronca política.  


La pretensión del delegado del Gobierno -tal y como él ha manifestado en todo momento- siempre ha sido concertar un encuentro con la alcaldesa con el único objetivo de hablar extensamente sobre los proyectos en los que participa el Gobierno de España en la ciudad de Girona. Esto, con la única finalidad de mejorar el bienestar de los vecinos y vecinas de la ciudad, que es lo que de verdad importa al Gobierno de España.


Y para ello, el delegado propuso que a dicha reunión asistieran también técnicos, tanto del Ayuntamiento como de los organismos del Estado que participan en los proyectos que se iban a tratar. Pero la alcaldesa se ha negado. Ella quería estar a solas con el delegado del Gobierno para escenificar una confrontación política.


Una vez más se ha equivocado profundamente, porque los intereses partidistas nunca deben situarse por encima de los intereses de las personas.


En las últimas declaraciones que ha hecho la alcaldesa también la hemos oído decir que el delegado del Gobierno vive un “episodio de vergüenza”. No, vergüenza le debería dar a ella comportarse como se comporta, gobernando solo para una parte, actuando constantemente como una hooligan del independentismo, y mostrando odio y rechazo hacia todo lo que tiene que ver con España que, le recuerdo, es su país y lo seguirá siendo aunque a ella no le guste.


Es necesario y urgente que se restablezca la cooperación y colaboración necesaria que debe existir entre las dos administraciones (Estado y Ayuntamiento) pero lamentablemente -y me reitero, por culpa únicamente de Marta Madrenas- tendremos que seguir esperando a que la alcaldesa de Girona decida ponerse a trabajar y gobernar para todos y no solo para una parte, como hace mucho tiempo llevamos denunciando desde el Partido Popular.


Precisamente otro ejemplo de la actitud sectaria de Marta Madrenas está a la vista de todos los que visitan la ciudad esta semana, en la que estamos celebrando una de las citas más importantes del año, como es ‘Girona, Temps de Flors’. Y es que este año las flores escasean y lo que predomina es el color amarillo y las consignas políticas separatistas en las calles de Girona.




Concepció Veray


Portavoz del grupo municipal del PPC en el Ayuntamiento de Girona

ARTÍCULO PUBLICADO EN "EL CATALÁN"